Alguna vez la encuentro por el mundo,
         y pasa junto a mí;
y pasa sonriéndose, y yo digo:
         —¿Cómo puede reír?

   Luego asoma a mi labio otra sonrisa,
         máscara del dolor,
y entonces pienso: —Acaso ella se ríe,
         como me río yo.

Gustavo Bécquer

Volver       Home